English Version  en

Energías Renovables

El gobierno Hondureño estima que más de 2.3 millones de personas o 30% de la población del país vive sin acceso a electricidad. Más de la mitad de esas personas reside en áreas rurales donde la instalación de infraestructura de conectividad eléctrica es costosa y difícil.

El combustible fósil es la fuente de generación de más de la mitad de la energía consumida en el país. La mayor parte de la población hace uso de la leña o carbón vegetal para cocinar sus alimentos. La mayor parte de esta leña es obtenida de forma no sostenible de los bosques del país; causando así altos niveles de deforestación que conllevan a otros tantos problemas relacionados a la erosión del suelo, contaminación de las fuentes de agua, inundaciones, deslizamientos y pérdida de biodiversidad.

Actualmente, las energías renovables en Honduras ocupan un pequeño espacio en la generación de energía para satisfacer las necesidades de la población. Éstas se enfocan en la generación de energía solar, hídrica, de biomasa y eólica, así también como en la producción de biocombustibles y biogás, generados a través de plantas y desechos animales. En los últimos años se han tenido avances en el país al ir cambiando poco a poco la matriz energética, que en el reciente pasado estuvo dominada por el uso de combustibles fósiles, pero que poco a poco se está cambiando al hacer más uso de fuentes renovables.

La Fundación Vida apoya la generación de energías renovables a través de la implementación de proyectos que i) mejoran el acceso a dichas energías, ii) crean modelos innovadores en cuanto a abordaje y sostenibilidad.

Entre los proyectos que se destacan en esta área de trabajo están:

  • Energía fotovoltaíca como plataforma para el desarrollo de familias pobres y vulnerables en el sur de Honduras.
  • Tecnologías de energía solar como compensación a servicios ambientales en Choluteca