English Version  en

Nuestra Historia

La Fundación Vida nace en el año 1992 como un esfuerzo de un grupo de hondureños y hondureñas preocupados por la situación ambiental del país. Se aspira en ese momento a crear una organización capaz de impulsar, a través de su accionar, una agenda dirigida a la protección de nuestras importantes riquezas naturales.
En tal sentido, la Fundación Vida y gracias al Fondo Hondureño para el Medio Ambiente (FOHPMA), logra brindar apoyo técnico y financiero a alrededor de 43 Organizaciones no gubernamentales entre el período 1992-2002. Dicho fondo fue creado por el Gobierno de Honduras y fue propuesto y complementado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Se destaca al inicio de este período, el apoyo fundamental del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, al fortalecimiento institucional de nuestra Fundación.
Con el pasar de los años, a inicios del año 2000 se abren nuevos espacios de trabajo gracias a la confianza del Gobierno de Canadá y la Unión Europea, quienes llegan a enriquecer los programas que la Fundación mantenía en agenda, brindando a través de recursos financieros, la oportunidad de extender su campo de acción. Los temas de manejo de áreas protegidas, manejo de cuencas y agua, así como la educación y la gestión ambiental municipal, son las grandes líneas en las que acciona la Fundación, junto con sus instituciones socias nacionales e internacionales. Su trabajo se lleva a cabo en todo el país, apoyando a cientos de organizaciones locales que buscan un desarrollo con sostenibilidad.
Años más tarde, en la segunda mitad de la década de existencia, más de una decena de instituciones, entre agencias de cooperación, redes internacionales y Fundaciones, crean lazos de trabajo con la Fundación, logrando importantes metas en temas vinculados a bosques, agua, mecanismos financieros de conservación, entre otros. Entre estas instituciones se destacan la Agencia Danesa de Cooperación, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la Fundación Interamericana, la Fundación W.K. Kellogg, la Asociación Mundial para el Agua y el Servicio Forestal de los Estados Unidos.
En la actualidad, con esa misma tarea y de cara a la dinámica que plantean los problemas socio-ambientales de estos tiempos, la Fundación orienta esfuerzos hacia su consolidación como organización social con mayor capacidad de servicios de respuesta a demandas locales y nacionales en ambiente y desarrollo. Esto se lleva a cabo mediante la conformación de consorcios / alianzas con organismos de apoyo internacional, organizaciones no lucrativas de la sociedad civil, empresa privada y universidades, con quienes se potencia un desarrollo más integral y participativo.